Decimoctava Graduación UTESA-MAO‏



Por Rafael Pujols
4-10-10
Mao.- El Recinto de esta ciudad de la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), celebró su Decimoctava Graduación Ordinaria, durante un acto en el que fueron envestidos alrededor de 300 nuevos profesionales en diversas ramas del saber.

En la actividad, que conto con la presencia del Rector Magnifico de esa alta casa de estudio superior, doctor Príamo Rodríguez Castillo, fue galardonado Fernando Álvarez Bogaert, con el título “Doctor Honoris Causa”.

El evento de investidura inicio con un desfile de los graduandos presididos por las autoridades universitarias que partió desde el Parque Duarte hasta llegar al Auditórium Juan de Jesús Reyes de UTESA-MAO, seguido de la interpretación de los Himnos Nacional a cargo de la Banda Municipal de Músicos que dirige el profesor Alcides Bonilla y el de la universidad por la Coral del Recinto.

Esta Decimoctava Graduación es considerada la del esfuerzo y la dedicación, debido a que la mayoría de los graduados provienen de familias pobres, entre ellos madres de familias que al igual que las madres solteras y los que ya trabajan, tuvieron que dedicarse a sus hijos, sus respectivos oficios conjuntamente unido al aprendizaje.

Así lo denota la cantidad de estudiantes que lograron graduarse como Summa Cum Laude, tal es el caso de Kelvin Arcadio Rodríguez, Pedro Luis Gonzalez Mata, Renato Michael Rodríguez Simé, Lisania Margarita Tejada Martínez y Carlos Samuel Valerio Hernández.

De igual manera los que se graduaron Magna Cum Laude, tales como Julio de Jesús Acebedo, Juan Alfonzo Castro, Ania A. Peña, Carlos Eduardo Minaya Torres, José Luis Sánchez, Fabio José Segura, Carolin M. Marrero Rojas, Jorge Bert Sánchez, Miguel Cruz Santos, Wendoly Mary Martínez, Jenniffer Paulino, Mercedes Genao, Elizabeth Madera Acebedo, Marleny Andeliz, Kelvin Peralta, Rosmery Peña, Madian Pérez Gil, Leandro Rodríguez, Gilbelina Tejada, Jianna Colón, Ingrid Torres, Enmanuel Gómez y Elba Peralta, así como los que alcanzaron el nivel de Cum Laude.

El discurso de orden fue cedido por el Magnifico Rector de UTESA, Doctor Príamo Rodríguez Castillo a Fernando Álvarez Bogaert, por su condición de galardonado.

Luego se procedió al Solemne acto Académico con motivo de la Investidura de Álvarez Bogaert, durante el cual se leyó la resolución que concede honor e inviste al galardonado, a cargo de Josefina Cruz de Santos, Vicerrectora de la Secretaria General, seguido de la presentación del reconocido a cargo de Cándido Almánzar, Director del Recinto.

En lo inmediato, el Rector Magnifico de la Universidad Tecnológica de Santiago, doctor Príamo Rodríguez Catillo, procedió con la imposición de los símbolos de UTESA al homenajeado.

Estos símbolos consisten en la Toga, que constituye la prenda principal del vestido, traje exterior de ceremonia que indica el homenaje académico donde se confiere la dignidad a la persona por sus méritos; la Esclavina, Capa corta o pieza que se anuda en el cuello, es el signo de la humildad, sencillez y sanidad humana; el Birrete, es el distintivo de solemnidad y personalidad universitaria; la Banda con los colores verde y amarillo, representa el concepto moral e intelectual de la insignia universitaria; la medalla, es una moneda de oro que en la cara superior tiene inscrita el escudo de UTESA simbolizando el triángulo de la fuerza y poder en sus vértices y al dorso la efigie, imagen y representación verdadera del gran educador, Eugenio María de Hostos y el anillo de oro, insignia de dignidad para honrar al mérito, distinción empleada por la universidad para ponderar la hermosura y limpieza de la persona, por sus hechos y forma de vida.

Luego, el Vicerrector Académico, Arnaldo Peña Ventura, presentó los graduandos, tanto al rector como a las demás autoridades universitarias. A lo inmediato, el doctor Rodríguez Castillo, procedió a la entrega de los títulos a los 268 nuevos profesionales, así como a su juramentación y cambio de borlas.

Las palabras de gracias estuvieron a cargo del ingiero Renato Michael Rodríguez Simé, graduado de mayor índice académico, de la carera de ingeniería en Informática, el cual resaltó que llegar a esa meta no fue algo fácil, pero que fue un reto maravilloso.

Destacó que de la universidad recibieron lo que realmente necesitaban para enfrentar con éxito el campo de batalla llamado mercado laboral, pero que todo eso ha sido posible al esfuerzo y sacrificio de cada uno de los graduados.

Sostuvo que de la mano de la Universidad Tecnológica de Santiago, recibieron las condiciones, que no sólo les garantizan el triunfo, sino que les dan la oportunidad de conquistarlo.