Después de un aparatoso accidente, a este hombre la trasplantaron el rostro de un muerto después de una cirugía de 36 horas.


Por: Miguel Cruz Tejada
NUEVA YORK._ Richard Norris, un hombre nativo de Virginia y con la cara trasplantada de un muerto, ha encontrado el amor a miles de kilómetros de distancia, en su novia Melanie Solis, que reside en New Orleans.

Norris, de 39 años de edad, sólo puede verse con su pareja una vez al mes, dada la distancia, el costo del viaje y el tratamiento médico que debe seguir después de la fase post quirúrgica.
El sometido a uno de los más extensos trasplantes de rostros del mundo, en una operación que se prolongó por 36 horas y que tuvo entre los cirujanos al médico latino doctor Eduardo Rodríguez.
La operación fue realizada hace dos años.
Norris, conoció a su novia en el Parque Central de Nueva York.
"Siento que he demostrado mucho en los últimos dos años", dijo el señor Norris al periódico The Sun.
"He hecho lo imposible, es difícil saber cuánto he cambiado, porque me veo a mi mismo todos los días en el espejo y me doy cuenta de pequeñas cosas, como la manera en que pronuncio las palabras", añadió.
Norris, perdió parte de su estructura facial después de sufrir un aparatoso accidente, cuando tenía 22 años de edad.
Y durante todo ese tiempo, vivió virtualmente en reclusión, por miedo a mostrar su desfigurado rostro.
Pero luego de ser operado por el equipo dirigido por el doctor Rodríguez del Centro Médico de la Universidad de Maryland, asegura que su vida ha cambiado.

Al punto, que la revista GQ, dedicada a resaltar los atributos masculinos, lo escogió como su modelo para la portada de agosto de este año.