La procuraduría, dice que tanto el teniente como los haitianos, deben pagar por sus fallas, ambos violentaron las leyes y el orden.


SANTO DOMINGO. El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, rechazó que a nivel general los haitianos estén armados en el país.
“Ni con permiso legal ni en sentido general”, precisó, en respuesta a una pregunta sobre la advertencia del ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, de que serán desarmados todos los haitianos que posean armas ilegales, sean de fuego o blancas.
El funcionario refirió que en el barrio 27 de Febrero, donde resultó muerto un haitiano durante un incidente, “ocurrió un hecho lamentable, donde al parecer hubo un exceso y un abuso policial, y donde también hubo un abuso inadmisible a la autoridad por parte de un grupo de personas”. Manifestó que esas personas tomaron acciones intolerables en un estado de derecho.
“Es decir, que ahí hubo dos faltas, dos violaciones a la ley y ambas tienen que ser sancionadas, esa es mi posición”.
Domínguez Brito afirmó que jamás puede permitirse que a una autoridad se le lancen piedras.
Pero también, reveló la existencia de informaciones sobre un supuesto peaje y extorsiones por parte de agentes policiales.
Entiende que es un grave problema al que se le debe prestar atención. “Lo que se habla es que un policía le estaba pidiendo dinero y abusó un poco, digamos de su autoridad”, detalló.
Igualmente, agregó que de acuerdo con la autopsia y las informaciones preliminares, hubo excesos.
El desarme

La Policía dispuso una trabajo de inteligencia que busca identificar a los haitianos que portan armas ilegales en el barrio 27 de Febrero, donde el pasado sábado un segundo teniente de la Policía mató a un haitiano. El vocero policial, coronel Jacobo Mateo Moquete, dijo que esta labor se inició desde hace varios días y que continuará el tiempo que sea necesario en el referido sector.(diario libre)