Zona turística de puerto plata, arropada por prostitucion, según informaciones de la sociedad de allí.


Puerto Plata.  Amparados para operar como bares y discotecas decenas de establecimientos comerciales en el municipio Sosúa y en Cabarete, en Puerto Plata, funcionan como espacios de promoción de prostitución. Representantes de diversas entidades estiman que en esas comunidades operan aproximadamente 50 negocios, 30 de forma regular y otros 20 encubiertos. Tan solo en la calle Pedro Clisante, de Sosúa, son al menos quince los establecimientos que operan bajo la modalidad de permitir vender placeres sexuales a los extranjeros. 

Se estima entre 550 las mujeres que ofrecen los servicios sexuales a turistas en las comunidades de Sosúa y Cabarete.

“Las trabajadoras sexuales sonsacan a los turistas para que no consuman bebidas caras, como forma de hacer que puedan penetrar a sus negocios”, refiere Carlos Martínez, residente en la zona.

Trabajo sexual

Los comunitarios estiman que un 99 % de las trabajadoras sexuales no son de Sosúa. La mayoría de las pensiones son ocupadas por las llamadas mujeres de la vida alegre. 

Algunas se van de madrugada a sus comunidades de origen y regresan en horas de la tarde. Julio Almonte, recién designado como viceministro de Turismo, considera como una prioridad trabajar en un destino organizado. “Debemos apoyar a tener un destino turístico diverso y completo pero organizado”, refiere Almonte. 

En lo que va del año 2014, el ministerio público puertoplateño ha clausurado cuatro negocios tan solo en Sosúa, pertenecientes a dos alemanes, un estadounidense y un italiano y sus propietarios repatriados por promover la prostitución y dedicarse al proxenetismo.

Labor autoridades para enfrentar males


El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, advirtió que continuarán actuando contra las prácticas de proxenetismo, y advierte que todo extranjero que se dedique a explotar sexualmente a mujeres, niñas y niños, será debidamente solicitada su deportación. 

En Sosúa, una de las mayores quejas es la indiferencia de las autoridades municipales.(el caribe)