El ministro de economía reventó, dijo que la deuda pública se ha colocado a niveles alarmante.


Santo Domingo,- El ministro de Economía, Temístocles Montás, sostuvo este jueves que en República Dominicana hay un grave problema de informalidad en el aparato productivo, lo que se traduce en que un sector grande no paga impuestos y el resto está muy cargado, dejando al Gobierno con menos ingresos de los que necesita para atender las demandas de la sociedad.

Dijo que ante esa realidad, el Gobierno del presidente Danilo Medina se aferró a la racionalidad del gasto público para disminuir los déficit arrastrados desde 2008 y bajar el endeudamiento público que ha llegado a niveles "peligrosos".

"El gran desafío que tenemos en la República Dominicana es cómo abordar el problema de la informalidad productiva. El Gobierno está empeñado en apoyar a las mypimes para que se formalicen y se hagan productivas", expresó Montás en nota de prensa enviada a esta redacción por el Ministerio de Economía.

Agregó que el Estado hace un gran esfuerzo para lograr que lo que hoy es informal, se transforme en formal y la totalidad de la gente que produce riquezas pague impuestos para financiar el desarrollo sobre la base de una sólida inversión en infraestructura y servicios.

"Cuando se habla de la pobreza y la desigualdad a veces se pierde de vista que eso tiene que ver con la dualidad de sectores productivos, pues por una parte hay un gran sector informal escasamente productivo y que no paga impuestos, y luego está el formal que sí los paga", expresó el ministro.

En el caso del Estado, Montás recordó que "casi el 90 por ciento de la nómina pública está por debajo de 33,000 pesos mensuales y esos están exentos del pago de impuestos", al igual que en el sector privado, lo que limita seriamente la capacidad recaudatoria del Gobierno para atender las demandas crecientes de obras y servicios.

Dijo que el Estado tiene demandas equivalentes al 24 % del Producto Interno Bruto (PIB), pero solo recibe ingresos equivalentes al 14 % del PIB, por lo que ante esa situación el Gobierno se aferra a la racionalidad del gasto público para reducir déficit y rebajar el endeudamiento.

"Queremos que se entienda que el país ha llegado a un nivel de desarrollo que el Estado debía estar recibiendo el equivalente de 24 % del PIB y no lo recibe", expresó, tras agregar que la sociedad tiene que discutir como conjunto cómo se va a financiar el desarrollo y atender las demandas.

Montás recalcó que los líderes políticos, sindicales, empresariales y sociales "tenemos que discutir cuál es la sociedad que queremos y sentarnos a decidir cómo la vamos a financiar", porque no se puede dar la espalda a la realidad de que las demandas son crecientes y los recursos limitados para hacerles frente.

"Si queremos tener un crecimiento de 7% anual, deberíamos invertir todos los años por encima del 27% del PIB y la sociedad en su conjunto lo que está invirtiendo es un 18%. Esto tenemos que resolverlo si queremos dar un salto hacia adelante y transformar este país en un país desarrollado", apuntó el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo.

Manifestó que la Estrategia Nacional de Desarrollo preparada por el Ministerio que dirige, aprobada por el Congreso Nacional, establece un pacto por la educación (ya firmado), un pacto por la electricidad y otro de naturaleza fiscal.

"La idea del pacto fiscal vino porque sabemos que con endeudamiento no vamos a resolver los problemas de desarrollo", apuntó Montás, quien recordó que el pacto fiscal implica definir una política global de ingresos, gastos y financiamiento como un consenso social.


El funcionario dijo, además, que "no es prudente pensar en una reforma tributaria porque ya las cargas son altas y en ese contexto lo que queda es actuar con racionalidad".EFE