Los talentos novatos, que los fanáticos esperan ver en acción, en la pelota invernal.


Aún no suben al escenario y ya el público los espera. Son los prospectos de primera línea que llegan al béisbol invernal antecedidos por sus hazañas y sus bonos.El jardinero Nomar Mazara es el ejemplo vivo de un novato en Lidom que ya hizo trizas el pitcheo del circuito donde jugó.

El recipiente del bono más alto pagado en el país (5 US$ MM) bateó .271 con 22 jonrones y 89 remolcadas en las sucursales Clase A y Doble A de la organización de los Vigilantes de Texas. Este liceísta tiene 19 años y puso esos números en 130 partidos.

Hanser Alberto es un torpedero de 21 años y que ya ha jugado de manera efímera con los Gigantes del Cibao. Bateó .273 con siete cuadrangulares y 58 remolques en 110 partidos entre Clase A avanzada y Doble A con los propios Vigilantes.

Aderlin Mejía es un infielder que jugó algunos partidos con los Leones del Escogido en la pasada temporada y causó una buena impresión.

Este verano compiló .273 en Clase A avanzada e impulsó 44 anotaciones con 25 robos en 110 juegos entre Clase A avanzada y Doble del conjunto de los Mellizos de Minnesota.

Mel Rojas junior (Tigres del Licey-Piratas), Jairo Beras (Estrellas Orientales-Texas), Alen Hanson (Toros del Este, Piratas) y Domingo Leyba (Aguilas Cibaeñas-Detroit) son otros (el caribe)