Mayoría de gerencia de hospitales en descontrol total, en las ultimas auditorias se ha encontrado de todo menos dinero y eficiencia.


Ramón Pérez Reyes 
Santo Domingo. Las últimas auditorías practicadas por la Cámara de Cuentas (CC) a la administración de los más importantes hospitales del país revelan no solo un “desorden administrativo”, sino también una serie de anomalías con consecuencias penales que van desde el manejo incoherente de unos mil 303 millones de pesos hasta la sustracción de otros 246.9 millones. 
Las auditorías fueron realizadas a los hospitales Vinicio Calventi, José María Cabral y Báez (en Santiago); Juan Bosch, Marcelino Velez, Luis Eduardo Aybar y Maternidad La Altagracia.
Aunque no fue incluido en estas auditorías, algunas consideran que estas fallas administrativas es la génesis de lo que sucedió recientemente en el hospital Infantil Robert Read Cabral, donde murieron once niños en un fin de semana, por alegada negligencia y falta de equipos de óxigeno.
Al menos cuatro de esas auditorías fueron depositadas en la Procuraduría de Prevención a la Corrupción que todavía no ha concluido por las investigaciones.
La autoría de la CC en el Vinicio Calventi presentó incoherencias en el manejo de RD$216 MM en 2010. En la inspección se detectó la apropiación de ingresos por más de RD$143,6 MM, los cuales no fueron depositados en la cuenta de Tesorería Nacional como estipula la Ley 423-06 sobre Transparencia Presupuestaria. 
Entre las inobservancias encontradas citan el uso de recursos extrapresupuestarios, compras sin documentos justificativos, falta de inventario, la no retención de impuestos, y deudas pendientes con la Seguridad Social.

En el Cabral y Báez, en 2010, se determinó que los departamentos especializados, no reportaban a la dirección del centro asistencial los recursos obtenidos por concepto de cuotas de recuperación. Dice que por ese concepto tuvo ingresos de RD$13,852,495.54; pero estos recursos fueron manejados por medio de cuentas de los departamentos especializados y las autoridades del centro no tuvieron acceso a ese dinero. El Hospital Traumatológico y Quirúrgico Profesor Juan Bosch presentó incoherencias en el manejo de RD$296 MM en el año 2010.