Una enfermera que fue puesta en cuarentena, se queja del trato y procedimiento a que son sometidos los trabajadores de salud.


NUEVA YORK.- Kaci Hickox, la primera persona que es puesta en cuarentena conforme las notificaciones en Nueva Jersey y Nueva York, dijo al periódico Dallas Morning News que fue detenida en el Aeropuerto Internacional Liberty de Newark e interrogada durante varias horas luego de aterrizar el viernes. Ninguno de quienes la interrogaron le informó qué sucedía o qué pasaría con ella, indicó.
Hickox es una enfermera que trabajó con la organización Médicos Sin Fronteras en Sierra Leona. Las autoridades indicaron que fue trasladada al hospital porque presentó fiebre, pero Hickox dijo que tenía flujo nasal porque estaba molesta por el procedimiento.
A Hickox se le practicó un examen preliminar que dio negativo por ébola. Las autoridades hospitalarias no han confirmado si será llevada a otras instalaciones o si permanecerá ahí por los 21 días que contempla el periodo de cuarentena anunciado el viernes por gobiernos de ambos estados para trabajadores sanitarios y otros viajeros que hubiesen tenido contacto con enfermos de ébola.
"Esta situación no se la desearía a nadie, y temo por quienes seguirán después de mí", dijo Hickox sobre su cuarentena. "Temo sobre la manera en que los trabajadores sanitarios serán tratados en los aeropuertos cuando declaren que han estado combatiendo el ébola en Africa occidental. Me preocupa que, al igual que yo, lleguen y vean un frenesí de desorganización, temor y, más atemorizante, cuarentena... Estados Unidos debe tratar a los trabajadores sanitarios que regresan con dignidad y humanidad".
Udi Ofer, director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Nueva Jersey, planteó preocupaciones similares sobre la cuarentena. Dijo que el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie debe ofrecer más información sobre la manera en que se determinó que esas cuarentenas obligatorias son necesarias médicamente.
Ofer dijo que la respuesta del gobierno no debería ser motivada por el temor y subrayó que "la detención forzada de personas" puede asustar al público y podría disuadir a personas en verdad enfermas que temen la cuarentena a buscar tratamientos. Agregó que también podría desalentar a enfermeros y personal de servicios de emergencia de ayudar a pacientes enfermos.
"Las medidas coercitivas como la cuarentena obligatoria de personas que no presentan síntomas de ébola y cuando no es necesaria médicamente genera serios problemas constitucionales sobre el abuso de poderes de parte del Estado", señaló Ofer.
Christie, que el sábado participaba en un acto de campaña en Iowa de un compañero del Partido Republicano, dijo que comprende a Hickox pero indicó que tiene que hacer lo necesario para garantizar la seguridad en salud pública.
Médicos sin Frontera informó que Hickox se encuentra en cuarentena en una fría tienda de campaña en el Hospital Universitario de Newark. El grupo añadió que a la enfermera se le proporcionó una bata de papel y se le permitió llevar sus pertenencias a la tienda de campaña.
La madre de Hickox, Karen Hickox, dijo el sábado que su hija probablemente no esperaba ser puesta en cuarentena a su regreso a Estados Unidos, pero está lidiando con ello.
"Hablé con ella (el viernes y el sábado)", aseguró. "Estaba más frustrada (el viernes) pero lloró un poco (el sábado)".