Una hermosa historia de amor, con todos los fundamentos del código de cupido, no dejes de leerla.

Se conocieron hace 62 años y se amaron desde el primer momento en que se vieron. ¡Esta es una historia de amor verdadera que supera el guion de cualquier película!

Maxine y Don se conocieron en 1952 y se enamoraron inmediatamente.

Incluso después de muchos años se seguían amando igual o más que el primer día.


Empezaron una familia y adoptaron a dos niños. Muchos años después sus ojos todavía reflejan el inmenso amor que sienten el uno por el otro.


Ni siquiera la edad puede cambiar eso. Don todavía se siente orgulloso por lo afortunado que es de tener a Maxine a su lado.


¡Sostiene la mano de su gran amor con tanta ternura!


Su amor va más allá de la edad y el tiempo.


Fueron amantes y los mejores amigos hasta el final. La relación de dos personas que realmente estaban hechas la una para la otra.


En su lecho de muerte sostuvieron sus manos y pasaron juntos sus últimos momentos en esta vida.


Maxine se fue primero y unos instantes después él la siguió hasta la eternidad.


Las últimas palabras que él susurró en esta vida fueron, “Esta es mi bella esposa” y sonrió dichosamente. Esas han de haber sido las últimas palabras que su amada Maxine escuchó.


Un gran amor que duró toda la vida y que perdurará por el resto de la eternidad.


Todos deberían de ser tan afortunados de encontrar y compartir un amor tan grande. No es el éxito, ni el dinero lo que cuenta, si encuentras a tu amor único y verdadero, entonces serás feliz en esta vida, y más allá de la muerte.

¡Comparte esta bella historia con tus amigos y tus seres más queridos!