Chequen el rayaso, que le mando el periodista Tony Pina a Roberto Cavada, ¡el pipo! Trapeo el piso con el.


Cavada llegó al país, como llegan todos los cubanos, dando el trasero hasta por batatas. Se arriman, se lavan y cuando están ‘lavaítos’ traicionan a todo el que les dio albergue y los sacó de sus penurias. El mismo perfil tienen todos los que de Cuba salen huyendo del régimen castrista como el diablo a la cruz.

Y Roberto Cavada, sin ser periodista, sin haber estudiado nunca Comunicación Social, en esta selva llamada República Dominicana, donde todo el que viene hace lo que le da la gana, se arrimó tímidamente en Telesistema Dominicano, canal 11, hasta que le dio el tiro de gracia a los periodistas del patio, y ahí está Cavada haciendo de las suyas, ¡Y hasta con las braguetas!

Leyendo noticias en un telepromter, presentando las historias escritas por los periodistas, se cree que es periodista, y hasta hace opinión pública, haciendo muecas y dando tacazos, asumiendo un estilo que a los tarados dominicanos, sus cautivos teleaudientes, les produce un efecto de queda en el noticiario de la noche; y ahí está el cubano…, haciendo de la suya, haciendo lo que hacen todos los cubanos que salen de Cuba como la ‘jonda’ que lleva el diablo.

Cavada se cogió ahora con ‘El Lápiz Consciente’, un pobre diablo que tampoco ha aprendido a hilar fino en esta sociedad del carajo. Ya una vez, cuando cayó preso en Santiago, lo defendí en ‘Corporán en serio’, una sección dentro de Sábado de Corporán que por tantos años produjo hasta su muerte Rafael Corporán de los Santos, quien con todas las cosas que dicen y dijeron de él para mí fue y seguirá siendo un hombre bueno, amigo de los amigos y solidario como nunca más he conocido a nadie.

Pero bien, Cavada ha provocado que el Ministerio Público de la provincia Santo Domingo haya apresado a El Lápiz Consciente, y todo porque este cubano valiéndose de su alegada preeminencia de comunicador subió a su cuenta de Twitter una foto que alegadamente se le atribuyen al reguetonero con niños en acciones no morales o violatorias de las disposiciones legales dominicanas, acusación que éste niega con vehemencia.

Y no sólo Cavada se hizo eco de una mentira sino que hizo un comentario muy mordaz, incisivo y hasta provocador, en contra de El Lápiz Consciente, y esta mentira tan bien elaborada de este cubano que ahora se cree dominicano hoy le vale la libertad al artista de Los Mina, que para salir de prisión tendrá que pagar una prima de cinco millones de pesos e impedimento de salida.

Cavada está abusando de su condición de extranjero, además de ser un consumado y sistematico violador de la Ley que crea el Colegio Dominicano de Periodistas y regula la comunicación social como ejercicio laboral, la cual tácitamente consigna las condiciones para ejercer la profesión del periodismo, pero como en este país cualquier hijoeputa viene y hace lo que le da la gana Cavada está haciendo de las suyas, y lo peor es que este país de tarados, de lambones, de gente que habla de patriotismo pero sumiso y servil a todo lo que es extranjero, haya hecho de este prófugo del régimen cubano un héroe cuando en realidad es un gran bandido del periodismo rastrero.

Nota: No lo compartan, hagan un copy page y dénselo a leer a Cavada, a quien le doy el mingo y la rotura en periodismo profesional. (Tony Pina)