Una mujer trata de vender su bebe, para salvar la vida de su esposo, y el pueblo decide donarle. Reúne unos 165,000 euros.


Pekín, (EFE).- Una mujer de la provincia de Fujian (sureste de China), que intentó vender a su hija para conseguir fondos para una operación de urgencia para su marido, recibió una donación de 1,27 millones de yuanes (165.000 euros) por parte de más de 3.000 personas, según informó el diario chino "Sina News".
El dinero recibido por la mujer, Ni Qiong, supera la cantidad que necesitaba para los gastos médicos de la operación y, como resultado, su marido Zhou Guixing devolvió 600.000 yuanes (78.000 euros) en forma de donaciones a organizaciones benéficas.
El rotativo chino informó de que 500.000 yuanes (65.000 euros) ya se han mandado a Cruz Roja, mientras que el resto del dinero se donará a las familias más desfavorecidas de Youyang, la ciudad natal del afectado.
El pasado 11 de diciembre, Zhou se cayó desde el tercer piso de una obra en construcción y resultó gravemente herido.
Después de perder el contacto con el supervisor de la obra, su familia se quedó sin dinero para afrontar los gastos médicos que la víctima necesitaba en el hospital.
Cinco días después de que ocurriera el accidente, la esposa de Zhou intentó vender a su hija -aún un bebé- en la calle para recaudar fondos y, de esta manera, poder salvar a su marido.
Los medios de comunicación se hicieron eco de la trágica historia y en pocos días Zhou recibió 1,27 millones de yuanes de miles de donantes, de los que 100.000 yuanes (13.000 euros) fueron donados por un hombre, que prefiere mantener el anonimato, de la provincia de Cantón.
"Por favor, decid a todos que ya no necesitamos más dinero", rogó Zhou a cada periodista que lo entrevistó. "El 15 de diciembre, cuando recibimos 100.000 yuanes, dijimos a todos los periodistas que dejaran de difundir nuestra historia, puesto que ya teníamos suficiente dinero para el tratamiento", agregó.
Después de la operación, Zhou fue al banco en una silla de ruedas para cerrar la cuenta bancaria en la que ingresaron las donaciones. "No es fácil para nadie ganar dinero. El dinero donado ha sido obtenido con mucho esfuerzo por los demás", dijo.
La lesión de Zhou le impedirá realizar cualquier trabajo manual pesado en el futuro, por lo ha que decidido volver con su familia a su ciudad natal. "Desde esta tragedia, me he dado cuenta de que la mayor felicidad es vivir junto a mi familia", expresó.
El mes pasado, las calles de la capital china presenciaron otro caso de solidaridad humana, cuando un hombre se convertió en un saco de boxeo humano (se ofrecía a ser golpeado por desconocidos) para conseguir dinero para su hijo, enfermo de leucemia.

Conmovidos por su historia, muchos ciudadanos donaron un total de 800.000 yuanes (115.000 euros) para pagar las facturas médicas del niño. EFE