Venció la agilidad y concentración, Mayweather Jr. Vence a Pacquio por decisión unánime.


LAS VEGAS — Por eso es el mejor del mundo, por eso es el mejor atleta pagado del mundo, por eso es uno de los mejores peleadores de esta época.
Floyd Mayweather puso hielo a una ofensiva feroz de Manny Pacquiao en la primera parte de la pelea, pero terminó por ganar ante más de 16 mil asistentes a la MGM Grand Garden Arena y millones de televidentes alrededor del mundo.
Mayweather, el peleador que esta noche impuso un número impresionante de récords, entre ellos el de ser el mejor pagado del mundo, mantuvo su invicto y mejoró su marca profesional a 48-0 con 26 nocauts luego de dominar la mayor parte del combate ante un voluntarioso Pacquiao, que se quedó con 57-6-2 y 38 nocauts.
Floyd se llevó tarjetas de 118-110, 116-112 y 116-112 y se quedó con los títulos de peso Welter del Consejo Mundial de Boxeo, Asociación Mundial de Boxeo y Organización Mundial de Boxeo, pero además se consolidó como el mejor peleador del mundo y terminó con las dudas que había sobre su superioridad ante el púgil filipino, que simplemente no logró la hazaña.
“Gracias a Dios por esta victoria, gracias a los fans que vinieron a Las Vegas, Pacquiao es un fuerte competidor, me conectó un par de veces, tuvo sus momentos, pero hice una pelea inteligente, me salí”, dijo Floyd, quien en septiembre podría hacer la última pelea como profesional, a menos que se decida llegar a 50-0 y superar el récord del legendario invicto Rocky Marciano.
“Mi última pelea es en septiembre”, reiteró Floyd. La pelea más millonaria de la historia no decepcionó, fue una pelea competitiva, en la primera parte Pacquiao tuvo sus momentos, sobre todo en el cuarto asaltos en el que con una mano izquierda le hizo trastabillar de gran forma, prendiendo la arena con ese misil.
“Creo que gané la pelea”, dijo Pacquiao, quien dijo que fue quien impuso el combate y no reconoció la superioridad del púgil estadounidense, pese a que la victoria había sido clara. La falta de efectividad ‘mató’ a Manny y eso fue aprovechado por Floyd.

Floyd se consolidó como el mejor del mundo, puso hielo a un demonio en el ring y terminó por llevarse la gloria, terminar con las dudas y encaminarse hacia el Salón de la Fama como un hombre que no rehuyó a ningún combate y siempre supo adaptarse a las circunstancias para sacar la victoria.(ESPNDEPORTES)