Dos funcionarios del gobierno de USA, de origen dominicano, se desvinculan del boicot que algunos pretenden crear allá contra el turismo a RD.


NUEVA YORK.- El senador estatal José Peralta y la concejal Julissa Ferreras, ambos de origen dominicano, se desvincularon del boicot que sugirió el alcalde Bill de Blasio contra el turismo de la República Dominicana en protesta por las supuestas deportaciones de haitianos que residen ilegalmente en ese país.
Exhortaron, asimismo, a los dominicanos a que se mantengan unidos para enfrentar la crisis que ha generado la política migratoria que implenta el gobierno de la República Dominicana.
Entrevistados en el programa Revista de Noticias, que se transmite por el Súpercanal Caribe, los funcionarios aseguraron que nunca apoyarían un boicot contra la “espina dorsal” de la economía de su país ni ninguna otra medida que perjudique a la República Dominicana.
En ese sentido, reiteraron que, como dominicanos, desean lo mejor para su país.

Peralta y Ferreras fueron acusados por el candidato a diputado de ultramar R. A. Ramírez Báez de haber aconsejado al alcalde De Blasio para que pidiera a los estadounidenses que no viajaran a República Dominicana hasta que ese país no detenga las supuestas deportaciones de haitianos ilegales.  El aspirante a legislador los acusó, además, de “traidores consuetudinarios y mitómanos”.