El psicólogo Henry montero, dijo que Martelly, contrato abogado dominicano para chantajear a república dominica, de ser cierto hay que desterrar esa rata enemiga de la patria y la constitución dominicana.


NUEVA YORK.- El gobierno de Haití contrató abogados dominicanos para demandar ante los tribunales al presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Roberto Rosario, y obligarlo a entregar actas de nacimientos y cédulas a todos los haitianos que residen en República Dominicana, denunció aquí el psicólogo Henry Montero.
Reveló que hace poco, uno de los asistentes más influyentes del presidente de Haití, Michel Martelly, visitó República Dominicana y se reunió cuatro veces con un grupo de abogados, encabezado por Antonio Poll Emil, a quien contrató para que inicie la demanda contra Rosario y otros miembros del organismo electoral, a quienes acusaría de haber retenido documentos de identidad a nacionales haitianos que residen en Quisqueya.
Poll Emil también habría recibido el encargo de contratar a otros abogados y a comunicadores que hacen causa común con los haitianos, para que inicien una campaña mediática con el propósito de ganar espacio en la opinión pública.
"Ese grupo de abogados y comunicadores pagados por Martelly también ha querido culpar al Tribunal Constitucional de la crisis migratoria en la República Dominicana", manifestó Montero en un documento.
Agregó que "lo más bochornoso e indignante de la reunión que organizó el asistente del presidente haitiano fue la participación de varios periodistas y comunicadores que exigieron por adelantado el pago de sus honorarios, debido a que en otra campaña mediática los intermediarios se quedaron con el dinero que le prometieron las autoridades haitianas", afirmó.

"La República Dominicana no puede cargar sobre sus hombros a una nación cuyos políticos y gobernantes han sido incapaces de desarrollar un sistema de industrialización que mejore la calidad de vida de sus ciudadanos, lo que ha provocado que éstos huyan en masa hacia nuestro país", indicó.Criticó, asimismo, las "funestas pretensiones de Estados Unidos, con Bill Clinton y su esposa Hillary a la cabeza, y otros países poderosos, de aniquilarnos como nación y crear un nuevo país unificado con Haití".(el nuevo diario)