Erika no mostró rudeza por el cibao, solo lluvias débiles y vientos ocasionales.



Ricardo Santana.

Santiago.La situación anoche era normal en la mayoría de las provincias del Cibao, tras el paso de la tormenta Erika, aunque se produjeron ligeras lluvias y vientos leves, pero en otras localidades fueron intensas.

En Santiago, desde el mediodía de ayer comenzaron a registrarse precipitaciones ocasionales y ligeras a veces acompañadas de vientos.
Lo mismo ocurría anoche en las provincias La Vega, Espaillat, Puerto Plata, Hermanas Mirabal, Sánchez Ramírez y otras.
En la provincia Samaná se produjeron fuertes lluvias acompañadas de ráfagas de vientos, derribando ramas de árboles en el municipio Las Terrenas, según reportes de organismos de socorro.
Sin embargo, no hay reportes de personas lesionadas.
En Nagua, miembros de la Defensa Civil, del Ejército Nacional y otros organismos de socorro, evacuaron momentáneamente a decenas de familias de las comunidades Boba, Joba y Colo- rado, debido a los fuertes oleajes y los vientos.
Aunque la situación en cuanto al ambiente climático transcurrió normal ayer en Santiago y pueblos del Cibao Central y el Noroeste, la docencia fue suspendida y las labores en las instituciones del Estado y del sector privado fueron interrumpidas a partir del mediodía.
Los organismos de socorro activaron su plan de contigencia y se aumentó el personal médico y paramédico en los hospitales, sobre todo en el Regional José María Cabral y Báez, ante cualquier eventualidad que se presente.
El sacerdote Guillermo Perdomo, director de la emisora católica Radio Marién, de Dajabón, dijo en una transmisión radial que en esa provincia y otras localidades vecinas, el ambiente era normal.

Sostuvo que en el día en algunas zonas, el cielo se notaba nublado y en otras soleadas.