La frontera de Dajabon sigue caliente, se mantiene el paro, los dominicanos no quieren nada ni nadie procedente de Haití, por la burla del gobierno de allí.



Ricardo Santana y William Estévez.

Dajabón. Grupos de dominicanos continuaron ayer miércoles impidiendo el ingreso de haitianos al país a través del punto fronterizo de Dajabón, aun cuando estos sean portadores de documentos legales. Los haitianos con pasaportes visados que logran registrarse en la Dirección de Migración y Aduanas de Dajabón lo hacen sin dificultades, pero a su salida grupos civiles impiden que continúen su marcha al interior del país.

Esta actitud es en respuesta a la medida del gobierno de Haití que prohíbe la entrada a su territorio de 23 productos procedentes de República Dominicana.
Ayer, haitianos pidieron la intervención de las autoridades dominicanas, al expresar que la mayoría estudia y trabaja en República Dominicana y que otros vienen al país legalmente para asuntos de salud y otras diligencias.
Los haitianos denunciaron que la actitud de los dominicanos les está creando serios inconvenientes. Dijeron que no son culpables de la medida tomada por las autoridades de su país, prohibiendo la entrada de productos procedentes de este lado de la isla y que, al contrario, la rechazan.
El presidente de la Federación de Comerciantes del Mercado de Dajabón, Freddy Morillo, declaró que el paro se mantiene firme.
Subrayó que ellos esperaban que tras la reunión de los presidentes Danilo Medina y Michel Martelly, la veda sería levantada.
No hay interés en Haití
No obstante, Morillo significó que han notado que Haití no está en disposición de levantar la medida, por lo que han decidido continuar con sus protestas.
Morillo declaró que así como Haití no permite que a su territorio entren productos procedentes de República Dominicana, ellos también actuarán para que nada ingrese  al país por la frontera de Dajabón. Tras las autoridades locales ordenar la entrada de haitianos, varias personas, entre estas transportistas y comerciantes, decidieron regresarlos a su país.

Morillo adelantó que mañana no habrá mercado y advirtió de que los haitianos pobres, que son mayoría, serán los más perjudicados por la medida adoptada por su gobierno.