No es que seamos llorones, pero anda una epidemia de lágrimas.