Una reclusa de 21 años, se ahorca en cárcel najayo mujeres, el caso es investigado.



Ramón Cruz Benzán

Santo Domingo. La reclusa Emilia Benítez Figuereo, de 21 años, se ahorcó en una celda de castigo en la cárcel Najayo-Mujeres, un hecho que está bajo investigación de las autoridades del recinto carcelario.

Benítez Figuereo guardaba prisión desde hace seis meses por haberle cortado la cara a una mujer.
Según sus familiares, Benítez Figuereo no pudo ver su sueño cumplido de abrazar a su hijo el viernes pasado, el día del cumpleaños del pequeño, “porque justamente ese mismo día había sido puesta en una celta de castigo en el recinto penitenciario”.
Benítez Figuereo, quien presuntamente se ahorcó con una sábana, dejó en la orfandad a dos hijos, uno de 2 años y otro que justamente el pasado viernes cumplió seis.

Explicaron que luego de pasado el castigo, su pariente fue retornada a su celda y que luego de bañarse y desayunar, en aparente buen estado de ánimo, se quitó la vida, según le informaron en el recinto. Se mostraron extraños de que el próximo 20 de noviembre su pariente saldría de prisión bajo fianza, por lo que no se explican el deceso de su familiar.