Una trabajadora domestica india, pierde un brazo por la golpiza de su patrona en arabia, la que quería tenerla esclavizada según sus familiares.



La necesidad por llevar una mejor calidad de vida obligó a Kasturi Munirathinam a abandonar su país, India, para trabajar como empleada doméstica en Arabia Saudita, sin embargo, nunca se imaginó que se volvería víctima de la explotación laboral y el maltrato, al grado de perder un brazo.

Según denunció su familia, Kasturi sufría acoso y maltrato por parte de sus patrones e intentó escapar; fue entonces cuando la señora de la familia le cortó el brazo derecho y le lesionó la columna, por lo que ahora no puede valerse por sí misma.

Mientras se recupera en un hospital de Riad, la historia de Munirathinam ha dado la vuelta al mundo y ha llegado hasta el Ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático, quien presentó una queja ante las autoridades sauditas, sin que éstas hayan declarado algo.

La ministra de Relaciones Exteriores, Sushma Swaraj, escribió en su Twitter: “Esto es inaceptable. Lo hemos trasladado a las autoridades sauditas. Nuestra embajada está en contacto con la víctima”; “Estamos muy alarmados por la brutal manera como ha sido tratada una mujer india en Arabia Saudita”.

Por su parte, los familiares le piden al gobierno que les garantice una compensación de parte de la familia saudita y que ayuden a pagar los gastos médicos de la mujer.