Reclusos, de la cárcel reformatoria de Mao, denuncian viven un infierno allí, donde los penitenciarios le dan golpizas y otros vejámenes.


Mao.- Un grupo de reclusos denominados los siervos de Dios, que guardan prisión en el centro penitenciario de esta ciudad denunciaron por segunda ocasión a través de una carta, que son víctimas por parte de los policías penitenciarios de fuertes golpizas y torturas, además de  las malas condiciones en las que viven.

Citan que el motivo de la correspondencia es porque no aguantan la situación por la que están atravesando, ni tienen a nadie que se conduela de ellos, porque los agentes penitenciarios tratan a los internos como animales y mas que parecer un centro de rehabilitación mas bien parece el mismo infierno, señalaron.

Los reclusos detallan las crueldades a las que dicen son sometidos, por los penitenciarios quienes los levantan en las mañanas a palos, las comidas y el agua de tomar son racionalizadas, como si fueran prisioneros de guerra.

Dijo que las comidas es muy poca y muy mala y asegura que los encargados del servicio penitenciario se comen la carne y les dejan sólo los huesos y cuando éstos le reclaman son sometidos a torturas y aislamientos.

Temerosos e inquieto por la mirada intimidante de los policías penitenciarios, algunos se han animados a contar detalles del infierno que se vive en los intramuros.

Asegura que les niegan la atención médica y que cuando se la brindan lo hacen de la peor manera.

También manifestaron que les rompen y les quitan los alimentos que llevan desde sus casas, que reciben malos tratos en la requisa y que eso lo hacen para que le compren en una cafetería que funciona dentro del recinto.

Pidieron la intervención de las autoridades competentes muy especialmente de la procuradora fiscal magistrada Sonia Espejo para que se percate de la situación.(hablando claro)