Uso de la ‘hookah’ es mal social peligroso


Santo Domingo. Cada día más la ‘hookah’ es utilizada entre los jóvenes en edades que van desde los 14 a los 24 años. Aunque también la utilizan mujeres, los varones tienden a usarla más. 
No limita el nivel socioeconómico, pues este instrumento es mercadeado como seguro e inocuo a nuestro organismo. Esto es falso. Se estima 17 de 20 individuos que la usan en sentido general la utilizan como alternativa al tabaco.
El narguile o pipa de agua, como comúnmente es llamada entre los adolescentes, es un instrumento para fumar un tabaco especial, no para introducirle otros tipos de sustancias, como son el whisky, mariguana e incluso mezclas de sustancias que son más letales y dañinas para nuestro cerebro y nuestro organismo. Se dice que su origen es hindú, aunque es utilizada mundialmente y nuestro país no está exento de esto. 
Es frecuente su uso en discoteca, cafés y bares, pero se ha evidenciado una marcada tendencia en la sociedad y en lugares públicos inclusive en los hogares. Algunos padres también las utilizan en compañía de sus hijos, siendo esto más grave o más contagioso de lo que aparenta, trayendo como resultado una conducta adictiva, problemas psicológicos y físicos en nuestro cuerpo.
¿Qué motiva a su uso?
Las usan por dos razones según algunas encuestas: por modo habitual o conducta adictiva lo que quiere decir que una vez utilizada repite su uso días posteriores, porque le resulta placentero. Otros solo por probar o como tendencia social o compartir con sus amigos, lo cual le despierta curiosidad.

Posibles complicaciones
Las investigaciones sobre el uso de la ‘hookah’ muestran que el fumar conlleva riesgos a la salud iguales o similares a los de fumar cigarrillos, ya que el humo contiene sustancias tóxicas que no son filtrada por el agua de la pipa. 
Entre estos padecimientos tenemos: riesgo de padecer herpes labial, hepatitis, cáncer de pulmón, cáncer oral y de vejiga, tuberculosis, enfermedades cardiovasculares, psiquiátricas y de la conducta como es depresión e incluso síndrome motivacional cuyo primer síntoma es el ausentismo escolar con bajo nivel académico, aislamiento, pérdida de ideales y de las ambiciones personales, indiferencia por lo que ocurre a su alrededor, disforia y disminución de la atención. 
Esto sucede cuando su uso es continuo y sobre todo cuando es mezclado con otros tipos de sustancias ilícitas.(listin diario)