Después de 71 años, sin ganar un juego en una serie mundial los cachorros rompen el maleficio, al derrotar anoche a los indios y empatar la serie.

Kyle Schwarber, de los Cachorros de Chicago, es felicitado por el coach Brandon Hyde.

Después de esperar 71 años, los Cachorros de Chicago volvieron a ganar un encuentro en una Serie Mundial.

Jake Arrieta mantuvo un juego sin hits hasta el sexto inning, Kyle Schwarber remolcó dos carreras con sendos sencillos y los Cachorros se sacudieron de una blanqueada y emparejaron el Clásico de Otoño al vencer ayer 5-1 a los Indios de Cleveland. 

Un doble de Jason Kipnis con un out desbarató el intento de Arrieta de lanzar el primer juego sin hits en un Clásico de Otoño desde que Don Larsen tiró un perfecto para los Yanquis de Nueva York en el quinto juego de la edición de 1956 contra los Dodgers de Brooklyn.

Pero el ganador del Cy Young de 2015 cumplió con el deber para Chicago: irse del Progressive Field con un empate en la serie. Ahora, los Cachorros viajan a su feudo del Wrigley Field para los próximos tres juegos. 

La última victoria de Chicago en un encuentro de una Serie Mundial se remontaba al 8 de octubre de 1945, cuando le ganaron 8-7 a los Tigres de Detroit. Fue el sexto duelo de la serie, con lo que forzaron un compromiso decisivo, que perdieron.
No se coronan en la Serie Mundial desde 1908. Mientras Arrieta dominaba desde el montículo, Schwarber no dio muestras de óxido con su swing. Tras perderse prácticamente casi toda la temporada por una lesión en la rodilla izquierda, el bateador designado produjo una anotación en el tercero ante Trevor Bauer, el abridor de los Indios, y añadió otra dentro de un racimo de tres carreras en el quinto. En respuesta a un pronóstico de lluvia, Grandes Ligas decidió adelantar una hora el inicio del juego. 

Comenzó a las 7:08 de la noche. Hacían 6 grados centígrados (43 F) cuando Bauer hizo el primer pitcheo. La presencia de LeBron James y demás jugadores de los Cavaliers de Cleveland, algunos con sus flamantes anillos de campeones de la NBA, no pudo evitar la que fue la primera derrota de los Indios en seis juegos en casa en esta postemporada. Maniatados por Corey Kluber el martes, los Cachorros se adelantaron en el primer acto gracias a un doblete remolcador de Anthony Rizzo.

Kris Bryant dio un sencillo con un out y anotó con facilidad cuando Rizzo empalmó su batazo hacia la esquina del bosque derecho, donde Lonnie Chisenhall se tardó una eternidad para recuperar la pelota. Así, la racha de 18 innings sin permitir carreras de los Indios se esfumó.


Y el descontrol de los pitchers de Cleveland también pesó en contra, al conceder ocho boletos. 

Bauer no pudo pasar del primer inning de su última apertura, el 17 de octubre contra Toronto en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.(el caribe)