Final de ex teniente Percival, acusado de varios atracos y encabezar banda, cae abatido en Bonao en una cabaña de allí por efectivos militares.


Guillermo Pérez y Santiago de la Cruz, Deybidania R.

Santo Domingo. John Percival Matos, exteniente del Ejército y protagonista de un tormentoso episodio de asaltos y muerte, que durante los últimos cinco años movilizó a todo el aparato de inteligencia del Estado, y que condujo ayer hasta el apagón total de una vida joven que acompañó de eventos de violencia por la que pagó, de forma tan pavorosa, como la que causó, con sus actos, semejante final a inocentes y dolor a sus familias.

Un expediente le atribuye ser responsable de los levantamientos de lugares que serían asaltados, igual que el trazado de vías de entrada y salida, tras cometer los hechos, y la seguridad, durante los asaltos.
Jefatura de la PN rinde informe.


PASOS. SE MANTIENE FIRME RASTREO DE MIEMBROS AÚN PRÓFUGOS

La Policía confirmó anoche la muerte de John Percival Matos, prófugo y cabeza de una banda de asaltantes que había retado abiertamente a las autoridades, en “un enfrentamiento con varias tropas de la Policía”, en una cabaña de Bonao.
El lugar donde se alojaban  Percival y parte de su grupo, dijo anoche el portavoz policial, general Nelson Rosario, “fue rodeada por agentes de la Policía en la tarde de hoy (ayer), luego de suponer que en su interior se encontraba el (ahora) occiso Percival Matos y Bryan Paulino”.
Su búsqueda se intensificó desde el pasado lunes cuando dirigió el asalto a la sucursal del Banco Popular, en Plaza Lama, de la 27 de Febrero, cargando con 3.7 millones de pesos y 25 mil dólares, y causando heridas de gravedad a dos guardianes.
Al momento del enfrentamiento, dijo Rosario, Percival Matos se encontraba solo en la cabaña. Momentos antes de la llegada del contingente movilizado para darle captura “dos de sus acompañantes habían abordado un taxi con destino desconocido”.
En la escena donde fue abatido, la Policía afirma haberse incautado de un fusil, una pistola y la jeepeta Ford Explorer, color gris, “que se presume fue el vehículo que utilizó para escapar del asalto perpetrado en Plaza Lama”.
Como seguimiento al caso  de la banda que dirigía Matos, agregó el portavoz policial, está en marcha un operativo en la zona del Cibao para dar con el paradero de los demás miembros de esta banda”.
Las armas decomisadas en la cabaña fueron remitidas al Instituto Nacional de Ciencias Forenses, para ser analizadas y determinar la procedencia de éstas.
Fue a las 7:23 de la noche cuando la Policía Nacional, a través de su cuenta de twitter, confirmó su muerte en la cabaña La Fuente del Placer, en Bonao, y la incautación de un fusil, una pistola y una jeepeta. Más tarde amplió detalles en una conferencia de prensa.
Percival Matos dirigía una red delictiva integrada por Francisco Alberto de Jesús Caraballo, Bryan Peter Félix Paulino, Keila Indira Arias (su pareja) y Rafael Antonio Peralta Lora.
Para aprehenderlo, un enorme dispositivo de captura fue montada contra él y su banda a raíz de su última aventura delictiva contra una sucursal del Banco Popular, en Plaza Lama. Cayó aniquilado de múltiples heridas de bala al ser localizado en un momento del despliegue de fuerzas policiales que desataron su rastreo a través de varias zonas de la región Sur, con equipos de helicópteros y decenas de vehículos y personal.
Según fuentes cercanas a las labores de búsqueda de Percival y su banda, este tenía poca escapatoria para sobrevivir a la persecución.

Resultado de imagen para general percival
General Percival Peña: “La familia se preparó para lo peor”

Ayer, el general retirado Rafael Percival Peña dijo que él y su familia están “preparados para lo peor” porque supuestamente las autoridades determinaron buscar a su hijo, John Percival Matos, “vivo o muerto”, tras ser acusado de varios asaltos a entidades bancarias, el más reciente a una sucursal del Banco Popular en Plaza Lama, de la avenida 27 de Febrero.
Reiteró el llamado a su hijo para que se entregara, al momento que destacó que salir  a buscarlo vivo o muerto no es repartir justicia.
“Yo lo único que quiero decirle al pueblo dominicano que está viviendo este episodio que estremece a la nación, ya yo le he pedido, le he dicho a ustedes, que él se entregara, pero hay un nuevo ingrediente ahora... es que ayer todos esos funcionarios con sus casacas de guacamayo, ahí en el Palacio, se reunieron y dijeron que lo iban a buscar vivo o muerto. Yo no creo que eso es repartir justicia”, expresó.

Una madre devastada

Rafael Percival Peña, padre de John Percival, afirmó anoche que esperaba ese desenlace y que ahora le tocaba enterrar a su hijo.
Con un sombrero y camisa negra, el rostro compungido, dijo que la madre de su hijo “está devastada”.
“Lamentablemente... yo quiero decir a la sociedad que yo estaba preparado para lo peor”, expresó el oficial retirado. Sostuvo que quien ordenó la muerte de su hijo fue un político y que el jefe de la Policía “lo soltó”. 

MÉDICOS DAN DIAGNÓSTICO DE HERIDOS

La tarde de ayer fue intervenido, por segunda vez, José de Jesús Reynoso, quien resultó herido de bala en el abdomen durante el asalto ocurrido la noche del lunes en el Banco Popular de Plaza Lama de la avenida 27 de Febrero con Winston  Churchill.
“En estos momentos (ayer) el estado de José de Jesús Reynoso  de 29 años, sigue siendo reservado y será intervenido hoy (ayer) de tres a cuatro de la tarde, mientras que el que fue herido en el codo, Germán Merán, de 36 años, está en estado estable y será intervenido también, esperando que luego de la operación sea dado de alta”, dijo el director del hospital Marcelino Vélez, Frank Soto.

El doctor Rafael González, jefe de cirugía del hospital, dijo que la bala no penetró al paciente, sino que dio al chaleco que Reynoso usaba y le causó un trauma contuso, “como si lo hubiese atropellado una locomotora a 300 kilómetros por hora”.