Tropas militares, compuestas por soldados y policías, han tomado el parque valle nuevo para proceder a desalojo.



Adolfo Paniagua Contreras.

Constanza. Un contingente policiaco-militar ha tomado posiciones en puntos estratégicos del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), donde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales procederá este sábado al desalojo de los agricultores que ocupan porciones de esa área protegida.

Los militares están comandados por el general del Ejército de la República Dominicana (ERD), Valerio García Reyes, adscrito al Ministerio de Medio Ambiente, quien tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad en la zona, cuando se inicie el desalojo de los agricultores, a quienes las autoridades medioambientales habían dado un plazo de cuatro meses para que abandonaran los predios que muchos de ellos alegan cultivan desde hace décadas.
La información la dio a este medio el comandante del Sexto Batallón de Infantería (Cazadores) General Gregorio Luperón, coronel Cristino Antonio Vargas Tapia, quien, por otro lado, manifestó que se investiga el supuesto envenenamiento del agua de Las Neblinas, que nutre al Distrito Municipal de La Sabina, según denunciaron personas del paraje Cañada Seca, que habrían notado un olor extraño en el agua de las llaves. Al respecto, el director del Hospital Dr. Pedro Antonio Céspedes, José Amado Quéliz, confirmó por la vía telefónica a un programa televisivo que efectivamente había ocurrido el atentado contra el vital líquido. El estudio para determinar la veracidad de la denuncia, lo hizo el epidemiólogo del centro de salud, mayor ERD, Francisco Reyes Fortuna, por instrucciones directas de Vargas Tapia.
Adelanto del plan
El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, había manifestado a los medios de prensa que el plazo vence el próximo 29 de este mes, pero se ha adelantado el plan, sin que se haya dado una explicación pública al respecto, por lo que en algunos círculos se vincula el adelanto de la acción con la decisión tomada ayer por el Tribunal Superior Administrativo (TSA), que se reservó para el próximo miércoles el fallo de una solicitud de medida cautelar presentada por tres empresas que operan en el Parque de Valle Nuevo, en el sentido de que se postergue la fecha de vencimiento del plazo de los 120 días.
Despliegue militar
Según observaciones sobre el terreno y fuentes castrenses que rehusaron identificarse, decenas de militares del Ejército, la Armada Dominicana, los Swatt de la Policía Nacional, la Unidad Contraterrorismo (MIDE); de la Dirección de Migración y del Sexto Batallón de Cazadores, han tomado posiciones tanto por la entrada de esta ciudad como por San José de Ocoa, Tireo Abajo y otros puntos estratégicos a fin de impedir el paso de agricultores u otras personas no autorizadas a las zonas de conflicto, y proceder hoy al desmantelamiento de redes de distribución de aguas, edificaciones con fines agrícolas y otras infraestructuras.
En la carretera que conduce a El Convento y al propio Valle Nuevo, bloqueada desde ayer en la mañana por miembros del Bloque de Campesinos que dirige Norberto Rosario (Mingo), con vehículos estacionados en la vía y decenas de personas de Montellano, El Convento y El Castillo, que se aglomeraron en el lugar, se vio desfilar a militares de los Cazadores y miembros de la Policía Nacional, portando armas largas y bombas lacrimógenas, lo que llevó a algunos de los que realizaban la protesta, a echarse a un lado, permitiendo el rescate de una camioneta de la oficina local de Medio Ambiente que estaba prácticamente secuestrada, pero sin retirar los vehículos, en su mayoría camiones y camionetas, que obstaculizaban el tránsito, impidiendo incluso el paso de turistas hacia Aguas Blancas y otras áreas.
Mediación
Las autoridades de Medio Ambiente comisionaron al coronel del Ejército, Mario César Frías Nolasco, para que persuadiera a los manifestantes de que permitieran el paso por la carretera, pero la mediación fue infructuosa.
Además del presidente del Bloque de Campesinos, otros agricultores manifestaron a LISTÍN DIARIO que no abandonaría el lugar hasta tanto el presidente Danilo Medina no fuera o mandara “una comisión responsable” a negociar con ellos, argumentando que no hablarían nada con representantes de Medio Ambiente, entre ellos el gerente local, Tito Montero, quien manifestó que este sábado se cumpliría con las disposiciones de la Resolución 14-2016, que otorgaba el plazo de 4 meses para que los labriegos u otras personas dedicadas a labores agrícolas, salieran de la Reserva Científica.
“Los campesinos tenemos el tránsito parado hasta que no se nos resuelva; que se regule en la loma lo que esté mal o que nos busquen en qué trabajar, expresó Wilson Lora, mientras que Bernardo Díaz Díaz, Secundina Mateo (Sonia), Franklin Lora y otros, se quejaron de que el ministro de Medio Ambiente, Domínguez Brito, les había mentido. “Que traigan una grúa para que hagan una fosa común y nos entierren aquí, manifestó Rubén Núñez.-            
Militares protegerán zona
Con la finalidad de hacer cumplir la resolución del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, que ordena la eliminación de la agricultura intensiva dentro del área protegida del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), cuatro pelotones, integrados por efectivos de todos los cuerpos armados de la República Dominicana, reforzarán a partir de mañana las labores de protección y vigilancia.
Las  tropas, compuesta por 120 militares, comenzarán a patrullar el Parque Nacional Valle Nuevo, realizando labores de control de acceso de jornaleros, semillas, fertilizantes y agroquímicos a las áreas protegidas.
Vence plazo
El 29 de este mes vence el plazo dado por el Ministerio de Medio Ambiente para que los productores establecidos en las áreas protegidas del Parque Nacional Valle Nuevo terminen la cosecha, retiren los cultivos en desarrollo y desmantelen las infraestructuras y equipos que utilizan en la producción agrícola y pecuaria en esa zona.
La llegada de 120 militares se suman a 23 miembros del Servicio Nacional de Protección Ambiental (SENPA) que ya habían sido enviados para reforzar la seguridad del parque, para un total de 143 hombres, tendrán la misión de impedir la entrada de instrumentos de trabajo, semillas, fertilizantes, braceros u otros que se utilizarían para volver a labrar la tierra.