Se querellan otra vez, contra el mambero Omega, a menos de 3 meses de salir de prisión, deberían darle un soberano como el “hombre escándalo”

omega

SANTO DOMINGO. A menos de tres meses de ser puesto en libertad, el cantante de música urbana, Antonio Peter de la Rosa (Omega), enfrenta otra querella, en esta oportunidad por trabajo pagado y no realizado, estafa y fraude.
Se trata de una querella elevada por el gerente de la compañía HG Producciones, Carlos Manuel Soto, quien argumenta que el año pasado Omega, aun estando en prisión, firmó un acuerdo a través del cual recibió US$12,500 por tocar en cuatro fiestas sin importar el lugar, dentro del territorio nacional, pero que se ha negado a cumplir con lo acordado.
De acuerdo con la instancia depositada en la Fiscalía del Distrito Nacional a Omega se le atribuye violar los artículos 211 del Código Laboral, el 401 del Código Penal y 2 de la Ley 3143, sobre Trabajo Pagado y no Realizado.
“Es evidente que el imputado violó las normas claras, precisas y concordantes, en relación a las normas jurídicas violadas, se entiende que se debe condenar por violación a los supra indicados, por ser el imputado, que le causó los daños y perjuicios que han sido señalados”, aduce la querella.
Contempla además una compensación económica de RD$2.0 millones, a favor del querellante, como justa reparación por los daños y perjuicios causados por el incumplimiento.
Como elemento de prueba fue depositado el acuerdo firmado por las partes, recibo del dinero avanzado al cantante de música urbana y otras pruebas testimoniales.
“Que la presente querella y constitución en actor civil sea remitida al proceso de instrucción a los fines de que sea presentada la acusación o actos conclusivos y posteriormente sea celebrada la audiencia preliminar y se le de apertura a juicio de fondo”, refiere la querella.
La acción judicial fue elevada a través de la abogada Colorina Matos.
En torno a la acusación, Soto dijo que aún confía en Omega, a quien lo considera como un amigo, pero que éste se ha negado a cumplir con el acuerdo.

“Cuando él estuvo detenido, necesitó un dinero y como yo soy productor, le compré unos bailes a los cuales ha faltado, lo que se traduce en trabajo pagado no realizado”, precisó.