Agradecido de Dios, por haberme dado el privilegio de la voz hablada.



Por:  Anthony Rodríguez.

Mis ideales no se negocian, comunicar es mi pasión decir lo que siento es mi estilo, no decir lo que otros quieran  que diga, la comunicación es tan delicada que podríamos acabar con la reputación de una persona, en solo minutos,  reputación que quizás le ha costado años de sacrificio construirla, ¿porque lo hacemos? por apasionamiento, por diferencia ideológica, por cheles  o simplemente por envidia.

Mi vida esta en paz, he sido y seré transparente, con virtudes y lleno de defectos, aprendiendo de mis propios errores, han tratado de hundirme en muchas ocasiones pero la gracia de Dios y la fe he  salido a flote, a esos tampoco le guardo rencor simplemente marco distancia, total al final son mas pobre que yo internamente, gracias a Dios, a mi familia y mi propia actuación ante la vida y nuestra sociedad puedo caminar con la frente en alto  sin temor a que me señalen por una mala acción cometida.


Siempre daré gracias  a Dios por haberme dado el privilegio de la voz hablada y ponerla a disposición de los mejores intereses de nuestra sociedad y los más necesitados. (Luis Ant. Rodríguez)