Sabias que, ¿ tenemos delivery de marihuana y cocaína en muchas partes del país?.


Santiago Benjamín de la Cruz
santiago.delacruz@listindiario.com

Santo Domingo. De viernes a domingo son los días en los que más sustancias prohibidas distribuyen los llamados “delivery” en el país, siendo los lugares en los que más se venden diferentes tipos de drogas los centros nocturnos y barrios que no son muy transitados.
El perfil de las personas que se dedican a distribuir drogas es conocido por las autoridades encargadas de perseguir ese delito, lo que hace que cada mes sean apresados entre cinco y ocho distribuidores de sustancias prohibidas en flagrante delito.
El perfil los delata
Los vendedores de drogas utilizan suéter, dejando a un lado las camisas.
Las gorras es un elemento esencial en sus atuendos, las cuales suelen ser de diferentes equipos de béisbol.
 Las cadenas también son utilizadas por estos distribuidores, que suelen estar revestidas en oro.
Los pantalones que usan suelen ser “jean”, de precios que oscilan entre los RD$2,500 y RD$3,000, acompañados de tenis con precios que van desde RD$5,000 a RD$7,000.
En los últimos meses los investigadores han descubierto que hay “compra-venta barriales” que reciben mercancías robadas, por lo que deben venderlas rápido y son adquiridas por estas personas.
Los llamados “delivery” se desplazan en carros pequeños para ser más discretos, a los cuales le instalan grandes equipos de música y las llevan a todo volumen por donde transitan, “porque les gusta hacerse sentir, que sepan que llegaron”.
A sus vehículos les compran aros llamativos y caros, además de que los vidrios del medio de transporte que utilizan suelen estar tintados, evitando de esa manera que se pueda visualizar desde afuera lo que llevan.
El medio de transporte que utilizan no suelen tener placas, y si las tienen es en otro idioma para que no se identifique su lugar de procedencia, y las utilizan  delante o detrás.
Centros nocturnos
Los “delivery” suelen llegar a los centros nocturnos, especialmente “colmados”, saludan a todos para que sepan que acaba de llegar.
El dueño del local en muchas ocasiones no sabe qué tipo de persona está en su negocio.
Al llegar, comienzan a repartir cervezas a sus conocidos, y a veces a los que no lo son, porque la finalidad es caer bien en todos los lugares que llegan.
Las novias de los distribuidores suelen formar parte de la banda, de acuerdo con las autoridades, para disimular un poco sus ventas.
Cuando logran vender las porciones que tenían planificadas en un barrio o centro nocturno, la palabra que utilizan es “coronamos”.
Las sustancias más vendidas
Las drogas más vendidas por los llamados delivery son la marihuana, cuyos precios por porciones oscilan entre RD$300 y RD$400.
También es muy vendida la cocaína, las cuales se venden entre RD$400 y RD$500.
Los distribuidores de drogas no usan sus nombres propios, sino apodos, ocultando de esa manera su identidad.
Los investigadores aseguran que estas personas suelen moverse de un barrio a otro.
“Cuando terminan las ventas que tienen planificadas en un lugar, se trasladan a otro y comienzan a vender”, manifestaron.
Asumen gastos
Ante la ausencia de cualquier autoridad en los barrios que usualmente frecuentan los distribuidores de sustancias prohibidas, estos asumen el pago de cualquier eventualidad que le pueda ocurrir a algún residente.
“Si una persona de escasos recursos muere en un barrio que es visitado por ellos y sus familiares no tienen los recursos para el sepelio, estos distribuidores se hacen cargo de esos gastos, compran café y les pueden ayudar con dinero en efectivo”, indican las autoridades.
Esa situación, de acuerdo con las autoridades, provoca que las personas de los barrios donde venden drogas no los delaten, y que en caso de que sean apresados y se enteren, salgan rápidamente en su defensa, diciendo “que ese muchacho es muy bueno”.
Cuando alguna persona adulta necesita dinero para una receta médica y no lo tiene, los delivery también asumen la responsabilidad y cubren esos gastos, siempre que esa persona sea querida y respetada en la zona, lo que también hace que sean respaldados si son apresados.