La niñera dominicana, que dio muerte a una parejita de niños que cuidaba, declaro que utilizo 2 cuchillos para quitarle la vida a los infantes.


 NUEVA YORK._ La niñera dominicana, nativa de Santiago de los Caballeros, Joselyn Ortega de 55 años de edad, confesó en el hospital que usó dos cuchillos para asesinar brutalmente a los hermanitos Leo y Lucía Krim que estaba a cuidado, según la fiscalía del distrito de Manhattan, que presiona en las vistas que se realizan en la Corte Suprema Estatal paran que ella sea enjuiciada en septiembre.

El juez convocó las vistas previas, debido a la férrea oposición de la abogada defensora de Ortega, Valerie Van Leer Greenberg, quien alega que la niñera no pudo haber dicho nada sobre los homicidios, porque estaba entubada desde los pies hasta la garganta, sin poder hablar en el hospital.

Los fiscales dijeron que Ortega, hizo la confesión a pesar de estar en estado crítico en cuidados intensivos del hospital Presbiteriano en el Alto Manhattan, tras intentar degollarse con uno de los cuchillos que habría usado para matar a los menores.

"Ella admitió que había matado a los niños, que había usado dos cuchillos", dijo el ex fiscal adjunto Gregory Ledonne en la audiencia para determinar la admisibilidad de las declaraciones de Ortega a la policía.

Su abogada dice también que la niñera está “loca” y sigue incoherente, oyendo voces, “órdenes del diablo” y desequilibrada, por lo que no puede ser enjuiciada.

Marina Krim, la madre de las víctimas de 6 y 2 años de edad, llegó a su apartamento para encontrarse con la aterradora escena de sus niños asesinados y vio a Ortega cuando trató de degollarse con un cuchillo de cocina en octubre 2012.

La otra de la señora Krim estaba en una clase de natación en el momento de los asesinatos y su cuidado también estaba a cargo de Ortega.

Ledonne, que ahora trabaja como asistente del Fiscal General en Idaho, dijo que Ortega afirmó estar enojada con la mamá y que dijo algo sobre la madre de los niños de que la amenazaba “y ese tipo de cosas”.

En una entrevista posterior en el hospital Ortega rechazó preguntas sobre el horror que cometió, dijo.

Pero la abogada dijo que las autoridades descaradamente ignoraron que Ortega tenía un abogado y que no debería haber sido entrevistada en el hospital.

Ortega dijo a los investigadores que no quería que su primer abogado la representara, dijo el fiscal Ledonne.

El testigo dijo que la señora Krim, entrevistada poco después de la tragedia, fue solicitada para aclarar las quejas de Ortega de que le pidió limpiar el apartamento de la familia durante cinco horas y hasta el tipo de detergente que tenía que usar.

Krim dijo a los investigadores que cambió a un detergente más suave después de que Ortega se quejó del que usaban.

En el interrogatorio, la abogada sugirió que los investigadores mantuvieron a Ortega en el hospital con un alias para retener al abogado que su familia había contratado, que es Lloyd Epstein, y sus familiares hasta que pudiera ser interrogada por la policía y los fiscales.


La defensora de la niñera, está pidiendo que las declaraciones sean declaradas inadmisibles por el juez, sobre la base de que fueron tomadas ilegalmente de su cliente que tenía un tubo de respiración en su garganta.(diario extra inf.)